Páginas

viernes, 29 de noviembre de 2013

La Postura Correcta

Hoy quiero compartir lo que llevo haciendo conmigo misma esta semana: tomar conciencia de mi postura y respirar.

Me centro en la postura puesto que el respirar adecuadamente sale de forma natural una que vez que adoptamos la postura correcta y esa respiración es tan liberadora y pacificadora que te devuelve a tu ser, a donde estás y perteneces. La práctica de aplicar la postura correcta en la vida cotidiana es sumamente beneficiosa. Para ello y como siempre hay que tener un poco de atención para vigilar nuestra mente de modo que no caigamos en pensamientos y sentimientos nocivos como la desesperación, la ira, los celos, el desanimo, etc. Basta con parar en ese instante, no hace falta que dejes de atender tu día, simplemente tomar conciencia de tu postura y corregir lo que sea necesario.



La postura del cuerpo refleja la actitud ante la vida y por consiguiente en cada momento la estas reflejando. Cuando adoptas la postura correcta te mueves hacia una tranquilidad, ésta se traslada a tu mente y de ahí el sentimiento cambia. Mejoras tu estado de animo.

Primero os describo lo que la postura incorrecta sería por si nos encontramos en alguna de ellas podamos rectificar.


Postura incorrecta:

  1. Cuando tenemos la parte alta de la espalda encorvada hacia adelante. Se tiende a elevar los hombros, bajar el mentón y la cabeza. Esto produce depresión puesto que nuestro centro energético del corazón queda bloqueado, el diafragma se comprime y queda menguada la función del sistema respiratorio, obstaculizando el sistema digestivo, produciendo problemas cervicales, dorsales y en definitiva una actitud de impotencia, de ser inadecuado y tristeza.
  2. Lo opuesto a lo anterior sería "sacar demasiado pecho". Aquí las molestias se producen en la zona lumbar, vuelves a bloquear tu sistema energético obstruyendo el flujo de la medula espinal y la columna vertebral. Es como si andaras partido en dos piezas delimitado por tu cintura.
Postura correcta:

Las vértebras de la columna vertebral se alinean de acuerdo a su estructura intrínseca. No se ejerce presión innecesaria, los hombros están relajados y la mandíbula distendida. El rostro automaticamente se relaja. En esta postura los chacras "centros energéticos" se abren y pueden recibir la energía de forma fluida que se transmite al resto de chacras y crea la adecuada corriente energética.

Aquí ya nos hemos desplazado hacia esa tranquilidad de la que hablaba. Te sientes mas equilibrado porque tu cuerpo vuelve a su ser. La mente dejó de vivir en un estado agitado, se equilibró y ahora tu actitud es serena. Sigues tu vida cotidiana regenerado y fortalecido.