Páginas

viernes, 7 de febrero de 2014

La integración del Ser a Través del Yoga

Lo más probable es que no suceda así en cada punto del mundo occidental donde se practique Yoga pero yo que vivo en un pequeño pueblo del sur de España todavía observo recelo hacia esta práctica milenaria. Ya está cambiando pues el resultado de las personas que lo practican es tan visible que hace que los demás empiecen a interrogarse qué será éso que a esta persona la veo simplemente mejor.


Me gustaría hacer incapié en tres cosas:

  1. Yoga no es hacer posturas.
  2. El Yoga integra tu ser, hace una unidad de ti mismo.
  3. Te dispone para la humanidad.
Cada escuela de Yoga lo transmite de una manera pero sinceramente creo que el Yoga es para todo el mundo y que cualquier persona que quiera seguir esta senda encontrará el más adecuado para él o ella.

Por ejemplo, está el Yoga que se práctica con las manos y brazos a través de mudras. Como lo grande se manifiesta en lo pequeño y viceversa, una ásana (postura) sería a su vez un mudra hecho de cuerpo entero. También sería se puede practicar mediante el estudio de las escrituras sagradas o la meditación. Se empieza por algo y comunicándonos con nuestro interior seremos guiados en cada momento a lo que nos haga sentir en armonía tanto con nosotros mismos como con los demás. En este mundo donde experimentamos la dualidad llegamos a un estado de más equilibrio; nuestro ser ya lo sabe, reside en el equilibrio. Es nuestra confusión mental la que nos distrae.

Sat Nam (la Verdad es el nombre de Dios, Uno en Espíritu)

Imagen: Esta foto que os muestro es mi esquema del Mudra para la integridad interior.